Cinco Razones Por Que El Programa Anti-Cárteles Del Departamento De Estado de EU Fracasa en Mexico

Reuters
Reuters

El Departamento de Estado de Estados Unidos está desperdiciando dólares de nuestros impuestos en México, en una serie de programas vinculados a la Iniciativa Mérida para combatir los cárteles y el tráfico de droga. Organizaciones criminales transnacionales (cárteles) establecidas en México prosperan cuando el Departamento de Estado de Estados Unidos equilibra las prioridades de las agencias policiales con preocupaciones diplomáticas, a menudo colocando a la política y la diplomacia por encima de prioridades como el desmantelamiento de las redes criminales que introducen drogas por la frontera hacia comunidades de Estados Unidos.

La Iniciativa Mérida es un programa de ayuda de 2.5 mil millones de dólares administrado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, cuyo objetivo es ayudar a México a lidiar con el crimen organizado y los cárteles de la droga. El programa otorga equipo, helicópteros y una serie de programas de desarrollo de capacidades destinados a mejorar y profesionalizar la aplicación de la ley mexicana respetando los derechos humanos.

Después de casi 10 años de la Iniciativa Mérida en México, numerosos programas clave, en última instancia dirigidos por diplomáticos sin experiencia en la aplicación policial, que están en el centro de la modernización de la aplicación policial mexicana no han sido finalizados. Estos incluyen programas antipandillas, programas antisecuestro y una estrategia fronteriza en el sur de Estados Unidos.

En febrero de 2017, dejé Monterrey, Nuevo León, México, donde pasé tres años trabajando para el Departamento de Estado de Estados Unidos como Gerente Regional del Programa de Aplicación de la Ley en el noreste de México para el Programa Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL, por sus siglas en inglés), Iniciativa Mérida. Fui asignado al consulado de Estados Unidos en Monterrey, responsable de seis estados del noreste de México (Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León, Zacatecas, Durango y San Luis Potosí).

Mi trabajo era liderar los esfuerzos de la Iniciativa Mérida en el noreste de México como enlace para mis directores y jefes de equipo del INL con base en la Ciudad de México y funcionarios gubernamentales de alto rango en México. Cuando llegué a México para ocupar mi nuevo cargo, finalmente descubrí un programa financiado por contribuyentes de Estados Unidos que había sido creado para fallar. No fui el único en proponer esta conclusión, sino también muchos otros profesionales de la aplicación policial que han pasado por este programa.

Los diversos programas que fueron establecidos por diplomáticos confiaron en nuestros homólogos mexicanos para informar su progreso basado en un sistema de honor. La falta de supervisión hizo imposible verificar si el gobierno anfitrión estaba siguiendo su acuerdo.

Aquí hay cinco razones por las cuales la Iniciativa Mérida está fallando en México y por qué el gobierno de Estados Unidos no logra detener a los cárteles de droga en México:

1.  Ignoran la corrupción dentro del gobierno mexicano

Durante una reunión con altos funcionarios del INL en la Ciudad de México en 2016, les informé que dos fuentes confidenciales separadas habían denunciado corrupción con un contacto local clave que nuestro programa estaba apoyando. El contacto era un oficial de policía de alto rango que trabajaba para el Cártel del Golfo y estaba utilizando los programas de la Iniciativa Mérida para robar dinero de su propio gobierno jugando al “dónde quedó la bolita”. Esta persona también estaba a cargo de la unidad de investigación de antecedentes para su estado y estaba recibiendo sobornos de personas que no podían aprobar un polígrafo, o la investigación necesaria para obtener un trabajo del gobierno en su estado. En la reunión, tuve documentos para respaldar las afirmaciones y una grabación de audio donde personas hablaban de actividad delictiva. Las fuentes confidenciales no habían reportado al individuo a su propio gobierno por temor a ser despedidos o asesinados por los funcionarios corruptos involucrados. Los altos funcionarios del INL nunca pidieron ver la evidencia ni formularon preguntas de seguimiento. Simplemente respondieron que era una noticia terrible. Salí de la reunión sintiéndome mal del estómago al darme cuenta que no querían noticias que pudieran interrumpir la falsa narrativa de éxito que se está promoviendo en Washington D.C. que mantiene el financiamiento continuo para el programa INL. Nuestras contrapartes mexicanos con quienes nos reunimos en el nivel básico están pidiendo ayuda, algunos poniendo sus vidas en peligro para comunicarse con nosotros y los ignoramos: el programa INL es una hoja en la sede del INL en la Ciudad de México que no está puesta para abordar problemas reales de seguridad que nos traen los contactos del gobierno local.

2.  Falta de personal de aplicación policial que ejecute un programa de aplicación policial

Este programa está dirigido por oficiales de servicio extranjero de carrera, diplomáticos de carrera con cero experiencia en el cumplimiento policial. Hay muy pocas aportaciones del personal encargado de hacer cumplir la ley y, en su mayor parte, ninguna aportación de alguien que alguna vez se haya puesto uniforme de policía. Muchos de los programas de desarrollo de capacidades implementados son dirigidos hacia la policía mexicana. Estos diplomáticos de carrera rotan en estas asignaciones del INL/Mérida principalmente para una gira de dos años, ocasionalmente tres años, y luego vuelven al trabajo regular de servicio exterior. Para ser justos, he trabajado con algunos destacados oficiales del servicio exterior de carrera, todos tenían un rasgo común: no creían que fueran expertos en hacer cumplir la ley debido a un puesto que estaban ocupando. Escucharon a sus contratistas expertos en policía y tomaron decisiones informadas.

3. Falta de supervisión de los programas que se han implementado y del equipo donado

En el verano de 2016, el nuevo director entrante retiró a todo el personal del campo y los trasladó a la sede del INL en la Ciudad de México. El personal que retiraron eran asesores policiales contratados en un principio asignados al noreste y noroeste de México. Al principio, se les había encomendado a los asesores que supervisaran la capacitación que se estaba llevando a cabo en los 11 estados del norte; gran parte de esta capacitación iba a ser un seguimiento de la capacitación que ya se brindaba a través de los programas de INL/Mérida. Uno de los entrenamientos fue un seguimiento de primeros en responder y la preservación de escenas del crimen que se les dio a los instructores, para que pudieran entrenar al resto del país. Dado que el personal del INL fue retirado del campo, el programa se basaría en la palabra del gobierno mexicano para rastrear la capacitación como parte del acuerdo internacional. Personalmente, fui advertido por funcionarios de alto rango del gobierno mexicano que la capacitación no seguiría si los asesores de Estados Unidos no estuvieran monitoreando. Todas las relaciones profesionales que se habían desarrollado se perdieron y el programa INL está totalmente ciego en el campo -dependiendo de recibir actualizaciones por un sistema de honor de autoridades del gobierno de México, sin tomar en cuenta que algunos de estos funcionarios son corruptos.

4. Personal no calificado en puestos clave

Uno de los programas fundamentales designados para la iniciativa INL/Mérida se ocupa de la creación de un programa integral antisecuestro y antipandillas en todo el país. Cuando llegué a México en marzo de 2014, me enteré de que la persona encargada en desarrollar este programa junto con el diplomático estatal a cargo de supervisarlo no tenían experiencia en el cumplimiento de la ley.

A la fecha de hoy, 10 años en el país, no se ha desarrollado un plan nacional antisecuestros o antipandillas. Debido a la falta de experiencia en la aplicación policial por parte de los que manejan este programa, no pudieron detectar que contrataron a un contratista no calificado en antisecuestro hasta que su falta de experiencia se hizo evidente cuando se reunió con los equipos antisecuestro de México. El contratista no estaba actualizado con la terminología básica utilizada por los expertos antisecuestro en el campo, tenía dificultades para expresarse en español según se requería y no reconocía el equipo técnico utilizado actualmente para estas complejas investigaciones.

Estas deficiencias solo fueron reconocidas porque me enviaron a presentar al contratista a los equipos antisecuestro debido a mi experiencia. Anteriormente trabajé en casos de secuestro durante mi carrera en el Departamento de Policía de Phoenix y también dirigí una unidad antisecuestro en Haití, para el Departamento de Estado de Estados Unidos/Naciones Unidas, donde mi equipo investigó más de 300 secuestros en 20 meses. Esta experiencia fue registrada en este informe por Sin Medios.

El programa antipandillas en México experimentó fracasos similares debido a las mismas circunstancias que plagaron el programa antisecuestro: se realizaron un total de cuatro evaluaciones distintas de pandillas en mi área de responsabilidad sin que se completara un producto terminado.

5. No entender la cultura

Los programas ejecutados a través de la Iniciativa Mérida son dirigidos por diplomáticos de carrera que no están en sintonía con la cultura. Los programas serían excelentes herramientas para modernizar la aplicación de la ley en cualquier ciudad de los EE. UU .; sin embargo, los programas no toman en cuenta las complejidades culturales de México.

Muchos de los diplomáticos de carrera que trabajan en México aprendieron español en la Escuela de Idiomas del Instituto de Servicio Exterior del Departamento de Estado. Mientras saben cómo comunicarse, se pierden las complejidades culturales. Un asesor policial armonizado culturalmente, como cualquiera de los muchos legisladores de habla hispana que han trabajado crímenes organizados en los Estados Unidos, puede convertirse en un activo para otras agencias de los EE. UU. En México. La aplicación de la ley mexicana local gravita al personal de INL / Mérida porque representa un gran presupuesto. Una vez que se desarrolla la confianza, esos contactos se convierten en fuentes de información sobre agentes del orden mexicanos corruptos en el programa, oficiales vinculados con los cárteles de la droga y otros asuntos que el programa debería abordar.

Robert Arce es un detective retirado de la policía de Phoenix con una amplia experiencia en el crimen organizado en Mexico y pandillas. Arce ha trabajado en los Balcanes, Irak, Haití, y recientemente completó un trabajo de tres años en Monterrey, México, trabajando en el Consulado del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Programa Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley, donde fue el Gerente del Programa Regional para el noreste de México (Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Durango, San Luis Potosí, Zacatecas).

.